Buscar este blog

Cargando...

sábado, 13 de octubre de 2012

REFLEXIÓN Y PENSAMIENTO SOBRE LO BUENO Y LO MALO QUE SE GUARDA EN EL CORAZÓN.




En un hogar muy pequeñito vivían tres hermanitas: la alegría, la sinceridad, y la bondad. Las tres vivían muy felices. La bondad se encargaba de que todos sus vecinos compartieran unos con otros todas las cosas que tenían y así a ninguno le faltaba nada. La sinceridad se encargaba de hablar siempre con la gente para que no se dijeran mentiras, ni se ofendieran unos con otros, que respetaran siempre cada uno de las cosas que poseían y así nunca había discusiones, ni pleitos, ni gritos y todos vivían en paz, por lo tanto, la tercera hermanita, la alegría, se encargaba de que en cada una existiera la amabilidad y la cortesía. Si necesitaban algo pedían las cosas por favor, y al recibir también daban las gracias, los buenos días, las buenas tardes y las buenas noches, siempre las daban con una sonrisa que hacía ver los rostros más bellos, también puso música en su voz y entonaban hermosas canciones, lo que hacía que todos fueran muy felices. Las aves del cielo y los animalitos del campo también se sentían muy contentos y satisfechos de la vida de aquel lugar, pues compartían todas las cosas que la naturaleza les daba.

Pero un día después de ocultarse el sol, las nubes del cielo cambiaron su color, era una tarde sombría y fría y nadie sabía por qué. Se sentía confusión en el ambiente, los venados, los conejos y todas las aves del cielo buscaron presurosos un refugio. A la mañana siguiente; a la salida del sol, oh sorpresa, se escuchaban gritos, llantos, peleas, y gruñidos, las bestias del campo se disputaban por la comida, se lanzaban unos contra otros para devorarlos en cuestión de segundos, las personas se golpeaban unas con otros diciéndose palabras obscenas, pero ¿Qué estaba pasando?
A este pequeño y tranquilo pueblo había llegado una familia de arpías: la maldad, la mentira y la tristeza.

Habían tomado prisioneras a las tres hermanas (la bondad, la sinceridad y la alegría) todo parecía perdido, parecía que nunca volvería la paz a aquella pequeña comunidad. La maldad hizo que todos se volvieran egoístas y desobedientes, la mentira hizo que las personas se ofendieran unas a otras, se mentían discutían por todo, se gritaban y peleaban, la paz se había perdido, la alegría que antes reinaba se convirtió en tristeza y desolación.

El padre de las tres hermanas buenas era un Dios justo, sabio y bueno, y sabiendo lo que estaba sucediendo, y escuchando el clamor de sus hijas, envió un fuerte viento y un terremoto que hizo que la familia malvada saliera corriendo del lugar, y fueron liberadas las tres hermanitas y fue así como la bondad, la sinceridad y la alegría volvieron a reinar en los corazones de aquella gente.

Ahora viven tranquilos esperando que nunca vuelva a sus vidas aquellas cosas horribles que perturbaron su vida, los animalitos del campo y las aves volvieron a disfrutar juntos de las maravillas de la tierra y vuelve a escucharse el alegre canto de las aves.

MORALEJA: Si en tu corazón existe la maldad, la mentira y la tristeza, con el amor de Dios pueden salir de ti y transformar un corazón lleno de bondad, sinceridad y alegría.
Autora: Prof. Gladys Edith Vaides Portomarín.
 Si quieres vivir feliz, busca siempre lo positivo....Busca a Dios, cierra la puerta a todo lo negativo.


En medio de las dificultades, adversidades de la vida, dolores Dios hace que cualquier miedo se espante, es esa fuerza interior que te da la seguridad, el amor, la alegría de vivir feliz y Sonreír a pesar de todo vale la pena vivir de la mano de Dios, Invitarlo a vivir una vida llena de aventuras, risas, consejos dolores que solo son felicidad, aprendizaje y paz.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada