jueves, 16 de julio de 2015

LA VIDA ES COMO TU QUIERAS VERLA...SI LA VES DE FORMA POSITIVA, LA VERÁS SIEMPRE BELLA...



Cada vida tiene su propia historia, sus propios miedos, sus propios sueños y tambiens sus propios sufrimientos y alegrías y depende de cada persona como enfoca su vida por un mejor pasar, aún teniendo historias adversas y a veces de difícil solución, más para quien lucha no existen los imposibles.
Hay personas que habiendo atravesado situaciones graves en sus vidas, supieron hacer frente a las dificultades y encararlas desde una perspectiva diferente. 
Comprender que la enfermedad es un proceso que tiene causas no sólo orgánicas, sino también psicológicas, sociales y espirituales es un paso muy importante para todo cambio de actitud. Otro paso fundamental consiste en darse cuenta que padecer una enfermedad no nos convierte en la enfermedad que padecemos, no debemos dejarnos absorber por ella y aunque requiera de un esfuerzo monumental debemos lograr divisar aquello que nos permita disfrutar de nuestro resto sano, sin quedarnos "enganchados" en nuestra parte enferma.
Es así como vimos el caso de Vincent Van Gogh y su psicosis o Síndrome de Menier (según el punto de vista); de Stephen Hawking y la Esclerosis lateral amiotrófica; de Ludwig Van Beethoven y la sordera que no le impidió escribir sus mejores obras; y finalmente de John Forbes Nash cuya esquizofrenia no logró arrebatarle su Premio Nobel.

Mientras haya esperanza habrá vida. La persona deja de vivir en el momento en que cae en el desánimo y en la melancolía.
La peor muerte no es la física sino la espiritual, cuando la persona ya no cree ni siquiera en sí misma.

Puedes empezar ahora mismo a sentirte sano/a. Puedes empezar a sentir un mejor bien estar en tu vida diaria. Puedes empezar a sentir el amor que te rodea, Puedes empezar a sentir que tu vida cambiará para mejor, porque así tu lo decides y la fe que pongas en tus capacidades y fuerza interior...Seguirá a tu favor el amor de Dios hacia ti:  sucederá  que DIOS responderá a la belleza de tu alma, embelleciendo los sentimiento internos con paz, amor y en los senderos en que dirijes tus pasos se irán cumpliendo sueños y metas propuestas..
Llevar una vida íntegra es lo que Dios me pide y es el mejor regalo que puedo ofrecerle a mi espíritu, a los demás y a la vida. 
Los optimistas se aman, procuran un alto nivel de autoestima, se valoran y aprovechan lo mejor posible sus talentos personales innatos. 
Los optimistas aceptan a los demás como son, y no malgastan energías queriendo cambiarlos, solo influyen en ellos con paciencia y tolerancia. 
Los optimistas son espirituales, cultivan una excelente relación con Dios y tienen en su fe una viva fuente de luz y de esperanza. 
Los optimistas disfrutan del "aquí" y el "ahora", no viajan al pasado con el sentimiento de culpa ni el rencor, ni al futuro con angustia. Disfrutan con buen humor y con amor. 


Los optimistas ven oportunidades en las dificultades, cuenta con la lección que nos ofrecen los errores y tienen habilidad para aprender de los fracasos. 
Los optimistas son entusiastas, dan la vida por sus sueños y están convencidos de que la confianza y el compromiso personal obran milagros. 
Los optimistas son íntegros y de principios sólidos, por eso disfrutan de paz interior y la irradian y comparten, aun en medio de problemas y crisis. 
Los optimistas no se desgastan en la critica destructiva y ven la envidia como un veneno. No son espectadores de las crisis sino protagonistas del cambio. 
Los optimistas cuidan sus relaciones interpersonales con esmero, saben trabajar en equipo y son animosos sembradores de fe, esperanza y alegrías. 
Los optimistas también tienen épocas difíciles, pero no se rinden ni se dejan aplastar por su peso, ya que saben que aun la noche mas obscura tiene un claro amanecer y que por encima de las nubes mas densas sigue brillando el sol; que todo túnel, por mas largo y obscuro que sea siempre tendrá otra salida y que todo río siempre tiene dos orillas.
Mantener la fe, el optimísmo y los sueños vivos, abre ventanas y puertas positivas,  donde Dios se encarga de hacer caminos seguros por donde caminar para vivir mejor y más feliz...
Los problemas, las enfermedades, decepciones y momentos tristes y difíciles van a existir siempre y serán parte o estarán cerca de nuestras vidas, lo importante es aprender a vivir con todo lo que nos da alegría y nos afecta...es la forma de amar la vida y seguir avanzando con todo lo que nos conlleva, decididos siempre a derribar barreras, a sobepasar los obstáculos, hacerle frente a las tormentas y a vivir cerca de Dios para continuar la vida por senderos seguros y feliz...

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por estar aquí y compartir...