Buscar este blog

Cargando...

miércoles, 4 de abril de 2012

PENSAMIENTO Y REFLEXIÓN DEL MUNDO CRISTIANO.



- Abuelito, la verdad es que me confundo con esto del 


cristiano y el mundo. Unos dicen que no debemos estar 

en el mundo y otros que sí, porque somos testigos de 


Dios en él. La Biblia dice que no debemos amarlo, pero 


también menciona que Dios amó al mundo y dio su vida 


por él. ¡Qué enredo! Abuelito, dime tú, qué entiendes


- Nietecita, voy a tratar de ser muy breve y muy claro, así 


aclararás estos conceptos de la manera más sencilla 


posible. Cuando la Biblia dice que Dios amó al mundo se


 está refiriendo a su gran amor por el ser humano, a 


quien ama profundamente, aunque aborrece el pecado 


de ese ser humano.

Y cuando la escritura dice que no amemos al mundo no 



se refiere a las personas, sino al sistema de vida que ha


 desechado a Dios. El mandato de Cristo es amar al 


prójimo, sin necesidad de amar las obras perversas del 


prójimo.


Y aunque los cristianos no pertenecemos al mundo sino



 que pertenecemos al Reino de Dios, sí tenemos que 


permanecer en el mundo. Y debemos estar en él como

 dos elementos, como la sal y como la luz. Como la sal 


porque evita la corrupción de ese mundo. Y como la luz 


porque alumbra las tinieblas de ese mundo.

Aprendamos la lección del barco, que fue hecho para 



estar en el mar, no en el muelle, pero cuidándose de 


estar sobre el mar, y no que el mar esté dentro del barco,


El cristiano sí debe estar en el mundo, pero jamás 



permitir que el mundo esté en él, dentro de su corazón. 


Por eso Cristo le pidió al Padre que no nos quitara del 


mundo, sino que nos guardara del mundo.

A Jesús lo criticaron los religiosos de su tiempo por 



andar con publicanos y pecadores, pero Él no andaba 


participando de sus fechorías, sino trayéndolos a la luz y


 salvando sus almas.

Y quienes lo criticaban y se guardaban de no andar con



 tales personas, no tenían la pureza espiritual de Jesús


 que sí andaba con ellas. Esos eran sólo unos fanáticos


 religiosos que se ufanaban de su apariencia de 


santidad.




Nietecita, el peligro que debes evitar siempre al estar en 



el mundo es contaminarte con el mundo, por eso, si 


quieres estar firme, mira que no caigas, cuídate.

Si ves que puedes darle la mano a una persona en un 



foso y sacarla, hazlo. Pero si ves que la persona es muy


 pesada y te va a arrastrar a ese foso, vete por ayuda.
En el mundo somos reconocidos por nuestros logros, 

pero en el Reino de Dios somos conocidos por nuestro 

corazón.

Vivir para otros no es solo ley del deber, sino también 


ley de la felicidad.


Si no te gusta lo que recibes de vuelta, revisa muy bien 


lo que estas dando.


Cuando Dios me da más de lo que necesito, y puedo dar


 a otros, eso se llama "BENDICIÓN"


Las emociones son características de los humanos pero 


el amor verdadero proviene de Dios.


A los que tienen paciencia las perdidas se les convierten 


en ganancias, y los trabajos en merecimientos, y las 


batallas en coronas.


Isaias 42:6-7 

"Yo Jehová te he llamado en justicia, y te sostendré por 



la mano; te guardaré y te pondré por pacto al pueblo, por


 luz de las naciones, para que abras los ojos de los 


ciegos, para que saques de la cárcel a los presos, y de 


casas de prisión a los que moran en tinieblas.".

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada